TITANIC trata en menor medida la verdadera desgracia del año 1912. Más bien se presenta el hundimiento del barco de lujo como ejemplo del orgullo de las personas que intentan dominar la naturaleza con sus creaciones y por ello también fracasan.

La perspectiva del espectador se encuentra a unos 3.800 metros bajo la superficie del agua. Un artístico escenario de luces permite al visitante descubrir la trágica medida de la tragedia en la enorme imagen circular. Se pueden distinguir el barco naufragado partido en dos, así como una gran cantidad de objetos cotidianos, equipo técnico y bultos por todas partes. Una composición de música y sonidos de ambiente – producida por Eric Babak especialmente para el proyecto – completa la experiencia del panorama.

Actualmente en

LeipzigDesde el 28 de Enero 2017 en el Panometer Leipzig